Burundi

Cabra como instrumento milagroso – con abono organico a la independencia

La república presidencial de Burundi es un país predominantemente católico, caracterizado por una sociedad civil activa. El pequeño país incluso desempeñó un papel pionero en el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo del Milenio acerca de la educación. Sin embargo, Burundi se ve afectado repetidamente por los conflictos y la violencia. A pesar de ello, tiene un gran potencial: Aunque el país es el sexto país más pobre del mundo, los milagros económicos pueden ocurrir por la cría de ganado – y así se puede asegurar la educación de los niños.

Kolping in situ

 

Desde la fundación de la Asociación Nacional Kolping Burundi en 2012, los miembros se comprometen por un futuro económico sostenible. La Asociación actualmente cuenta con 3.491 miembros en 51 Familias Kolping que trabajan principalmente en el campo del desarrollo rural. Casi el 90% de la población vive de la agricultura de subsistencia. Debido a la alta densidad de población, la mayor cantidad posible se cultiva en un área lo más pequeña posible. Para mejorar las condiciones de vida, Kolping se concentra en:

Formación

DESARROLLO RURAL

MICROCRÉDITOS

TRABAJO DE ASOCIACIÓN

“¡Mis hijos pueden estudiar ahora!”

Dionisi Bizimana de la Familia Kolping Nyarunsange lo ha logrado: Gracias a Kolping, ahora tiene su propia casa y sus siete hijos pueden ir a la escuela. Con la compra de algunas cabras, una vaca y el cultivo de un campo gracias a un pequeño préstamo Kolping, puede dar a su familia una buena vida. Dionisi utiliza el estiércol de las cabras para fertilizar las plantas de frutas y verduras de su terreno. Ahora podía construir un anexo a su casa y proveerla de tejas. Su siguiente objetivo: dirigir una posada en su pueblo.

Desde la fundación de la Obra Kolping Nacional, KOLPING INTERNATIONAL ayuda a las Familias Kolping de Burundi sobre todo a asegurar sus ingresos mediante la cría de cabras, la otorgación de pequeños créditos y programas de educación. Los productos de las cabras pueden ser consumidos y vendidos, mientras que el estiércol se transforma en un valioso fertilizante orgánico. De esta manera, los miembros Kolping pueden construir un futuro económico para sí mismos y trabajar por cuenta propia.

VIDEO

Progreso a través de las cabras.

cabras: Kolping en Burundi (en aléman)

YouTube

Mit dem Laden des Videos akzeptieren Sie die Datenschutzerklärung von YouTube.
Mehr erfahren

Video laden

Más informaciones

No dude en ponerse en contacto: spenden@kolping.net