ASOCIACIÓN SOCIAL INTERNACIONAL

Somos una familia mundial

KOLPING INTERNATIONAL se concibe a sí misma como una familia universal, en la que todos se ocupan solidariamente los unos de los otros. Ya sea en Europa, África, Asia o América: En nuestras aproximadamente 7850 Familias Kolping se unieron personas que se ayudan mutuamente y que desean movilizar algo en forma conjunta para toda la humanidad.

ACTIVOS EN TODO EL PLANETA

KOLPING INTERNATIONAL es una asociación social católica fundada en 1850 por el sacerdote y reformador social Adolfo Kolping. Entretanto, ya estamos activos en más de 60 países como una sólida familia mundial y como una comunidad solidaria de hermanas y hermanos Kolping. Es frecuente encontrarse con muchos de nuestros 400.000 miembros trabajando comprometidamente en la Iglesia, la sociedad y la política.

En ese sentido, KOLPING INTERNATIONAL es tanto la comunidad de todos los miembros Kolping a nivel mundial como la contraparte para el trabajo de cooperación al desarrollo de las asociaciones Kolping de África, Asia, América Latina y Europa. Junto con nuestros miembros nos comprometemos a nivel mundial por la construcción de una sociedad civil fuerte, por la justicia y la paz. KOLPING INTERNATIONAL también está representada en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) y en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra. Allí nos comprometemos a favor del respeto de estándares sociales en el mundo laboral y del cumplimiento de los derechos humanos.

UNA ASOCIACIÓN ABIERTA A TODOS

La fe cristiana y los ideales de Adolfo Kolping constituyen el fundamento común de nuestra acción. Sin embargo, estamos básicamente abiertos a todas las personas. Cualquiera que comparta nuestros valores y nuestra visión, está invitado a sumarse a nuestra familia mundial. El primer paso para hacerlo es asociarse a la Familia Kolping local.

RESPALDO SOCIAL en la comunidad

Nuestra asociación está organizada democráticamente y sus unidades locales más pequeñas son las Familias Kolping. Estos grupos se conciben a sí mismos como comunidades de carácter familiar donde el individuo encuentra apoyo y donde se promueven sus talentos. De ese modo, todos deben tener la posibilidad de mejorar su situación vital a partir de sus propias fuerzas. En KOLPING también se estimula a todos los miembros para que además asuman responsabilidad por otros y se comprometan a nivel sociopolítico. De ese modo, todos pueden devolverle a la comunidad algo de lo que han recibido en KOLPING.

Cooperaciones vitales

Las Familias Kolping de un país forman una Asociación Nacional. A menudo, se constituyen asociaciones regionales o diocesanas como otros niveles dentro de la asociación. En todos estos niveles se aspira a establecer cooperaciones con la Iglesia, el Estado y la sociedad.

Especialmente enriquecedoras resultan las numerosas y vitales cooperaciones entre niveles Kolping en Europa y dentro de los otros continentes. Muchas Familias Kolping y asociaciones diocesanas de Europa trabajan infatigablemente, en algunos casos hace décadas, para sus contrapartes en el sur global. En algunos casos, recolectan donaciones para proyectos dentro de sus países y mantienen relaciones personales a través de visitas periódicas mutuas. De ese modo, nació una red de solidaridad a nivel mundial única en su magnitud. No solo promueve el desarrollo sino también el intercambio cultural y una mejor comprensión mutua. Una verdadera familia mundial.